martes, 28 de octubre de 2014

Niños cavernicolas


Hace unos años, los niños eran muy educados, tan educados que se te hacían muy odiosos, tan callados, bien peinados y siempre diciendo por favor y gracias, extraño esa época. Tengo la fortuna de no tener hijos, créanme no quiero ni voy a tener hijos; y agradezco no tener sobrinos, espero mi hermano piense en el futuro de la humanidad y decida realizarse una cirugía que le impida tener hijos, muchos deberían hacerlo.

Tengo primos, algunos de ellos son tiernos, educados y muy bien portados, quiero dejar claro que unas nalgadas, un pellizco, no destruyen la personalidad ni el autoestima, por el contrario creo que educa y hace que al final no terminemos odiando a los niños; y les permitirá diferenciar y hasta conocer los limites y esto lo digo porque  tengo otra clase de primos, de esos que te indican que tener hijos es la peor idea del mundo.

Les quiero describir a este tipo de niños, hablan hasta  por los codos, no esta mal, el problema es que están tan consentido que a su edad de seis parecen en realidad de tres y no se entiende nada de lo que dicen, hablan de cosas que ven en televisión, cosa que en lo particular me aburre, después de un tiempo sus voces chillonas logran alterarme los nervios, tanto así que ir a una construcción, un parque o cualquier sitio ruidoso es relajante por que su voz se pierde en los otros ruidos, en serio puedes cerrar los ojos y sentir una paz.

Suelen revisar todos los cajones de tu casa, cosa que en lo particular me saca de quicio, odio de sobremanera que rompan las cosas en mi casa, en la de ellos pueden derrumbar, quemar lo que quieran, en mi casa no pueden saltar en el sofá o la cama y menos con zapatos, mi casa mis reglas y los padres de estos niños no deberían llevarlos por que se enojan que le s diga que no. 

Los niños de ahora son muy inteligentes pero insoportables, creo que es hora de educar a los niños o simplemente controlar la natalidad. No tengan hijos o ténganlos y eduquelos. 

La imagen de hoy pertenece a Sandra J. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario