miércoles, 25 de febrero de 2015

Bailar en la oscuridad.

Ficha técnica

Título originalDancer In the Dark

Año: 2000

País: Dinamarca - Alemania

Género: Melodrama

Director: Lars Von Trier

Guión: Lars Von Trier


Música: Bjork 

Sinopsis: 

Selma, inmigrante checa y madre soltera, trabaja en la fábrica de un pueblo de los Estados Unidos. La única vía de escape a tan rutinaria vida es su pasión por la música, especialmente por las canciones y los números de baile de los musicales clásicos de Hollywood. Selma esconde un triste secreto: está perdiendo la vista, pero lo peor es que su hijo también se quedará ciego, si ella no consigue, a tiempo, el dinero suficiente para que se opere. Tercera película de la trilogía "Corazón dorado" de Lars Von Trier.


Mi opinión: 

La verdad no creía que esta película me fuera a gustar, pero me sorprendió y de la mejor manera. Selma es una mujer que sabe que pronto se quedará ciega y tiene un arma secreta para olvidarse de lo complicada que es su vida, pasando trabajos terribles con muy mala paga para ahorrar y darle a su hijo ''algo'' que necesitará por siempre, pero, su hijo no sabe nada del tema y lo único que hace es ser infeliz por las necesidades que su madre ''le obliga'' a pasar, al no recibir nunca regalos, ni complacerlo con los juguetes que los demás chicos siempre tienen.

En su camino, Selma conoce una gran amiga que se llama Cassie, y le ayuda de una forma inigualable, es esa amiga que a todos en algún momento de la vida nos encantaría tener por su lealtad, solidaridad e infinitas cualidades que demuestra en el filme.

En un momento de la vida Selma pasa por un trágico acontecimiento en el que debe tomar una decisión que no le apetecía, pero su instinto de madre la obliga a hacerlo y es ahí cuando si se creía que su vida ya era una ''miseria'', ahora se convierte en un infierno.

Selma es un personaje encantador a su manera, muy a su manera, hay que verlo con ojos de amor para poder entender lo bueno que es, ella logra transformar su dolor, su alegría, su rabia, todas sus emociones, en música, con el más mínimo sonido logra separarse de este mundo y trasladarse a un lugar soñado o mejor dicho a SU lugar de en sueño.

Debo decir que no sabía que Bjork era actriz, pero la forma en la que desarrollo este papel, en mi gran ignorancia, fue magnífico, su manera de expresarse y llevar el punto de la historia, es, ¿YA DIJE QUE MAGNIFICO?

La forma en la que este filme fue grabada para mi fue un poco curiosa ya que su ''formato'' por decirlo de alguna forma es parecido al de un documental, no son las típicas tomas de una película de Hollywood, lo que cuál también me gustó, ya que es un poco diferente, al menos para mi.

Podría pasar todo el día escribiéndoles lo mucho que me gustó la historia, la música, la actuación y lo mucho que entré en su historia y sentía lo mismo que ella, su desesperación, dolor y odio.

Espero que puedan darle la oportunidad a este filme, saludos a todos :)

Nota encantadora: NO SE VAN A CREER ESE FINAL. 

lunes, 23 de febrero de 2015

Adictos a la Escritura Febrero

Para el mes de febrero en Adictos a la escritura se ha decidido hacer un texto romántico o erótico, aunque quiero aclarar primero que en Colombia no celebramos San Valentin, sino que tenemos en septiembre amor y amistad. Por último quiero agradecer a mi amiga Laura, quien hace videos, por ayudarme en la corrección del texto.  

Chat

El amor se presenta de maneras tan inciertas, en momentos tan inoportunos que solo nos queda maravillarnos de esa semilla que es capaz de florecer en terreno árido. Llega sin previo aviso y cambia de maneras insospechadas, rompiendo barreras, creando vida, y dejando de lado una existencia que era vacía.
Estaba pasando por una crisis, empecé sintiendo una tristeza enorme; al principio eran cortos periodos de tiempo y luego parecían aumentar en cuanto a frecuencia y duración. Noté que las conversaciones con mis amigos me parecían sosas, repetitivas y monótonas, por lo que trataba de evitarlos, no llamarlos, o dejar de contestar sus mensajes. Sentía una aversión por ellos que rayaba en una desesperación que me hacía querer huir de todo y de todos. Creo que esa fue una de las razones por la que dejé mi trabajo.

Pasé unos meses buscando uno nuevo empleo, asistiendo a entrevistas, pero poco a poco dejé de intentarlo. En las mañanas no quería levantarme, y si lo hacía, al cabo de un rato volvía a la cama a dormir, pasaba el día dormitando con ganas de abandonarme en brazos del sueño en el que era capaz de soportar mi mente y todas las voces que parecían habitar en mí; me dolía demasiado el pecho y tenía a todas horas unas inmensas ganas de llorar aunque no sabía el porqué.  En las noches inexplicablemente no me quería ir a dormir, por lo que pasaba horas viendo programas de televisión. Durante algunas semanas esa fue mi rutina.

Odiaba comer, bañarme o tan si quiera respirar, y la compañía de los demás se me hizo insoportable, cada palabra que escuchaba de ellos era una recriminación de lo que estaba pasando ¿No puede una chica joven simplemente dejar de querer vivir? Me sentía frustrada, enojada, triste y la verdad es que sentía que me hundía cada día más.

Sentía una tristeza que parecía convertirse en un perro fiel que me acompañaba a  cada hora, cada minuto y segundo, parecía decirme que era mejor renunciar a la vida, que debía dejarla, y un buen día opté por arrancar de raíz el dolor, penetrar mi piel con un objeto afilado y hundirlo, sentir la calidez de la vida corriendo junto a la sangre, quería sentirme de nuevo viva, con cada nuevo corte sentía que no estaba muerta, pero no era suficiente.

Dejé de comer y de hablar, pasaba las horas con la mente llena de  imágenes de mi vida, los recuerdos más tristes, los momentos de mayor decepción, esos que probablemente había olvidado pero que mi cerebro había guardado para un momento como este, la felicidad estaba huyendo de mí, se escapaba en cada exhalación que hacía, se escapaba en la transpiración de mi piel.

 Algunas veces no gritamos pidiendo ayuda pero eso no quiere decir que no la necesitemos, y a pesar de que fui muriendo de a poco, mis sueños y mis esperanzas ya no eran suficientes, siempre a mi lado estuvo él, quien me acompañaba en las sombras, pero yo no lo quería ver, no lo podía ver.

La primera vez que nos vimos, me sentía un poco ansiosa porque solo habíamos hablado por internet, habíamos chateado pero en realidad no sabía cómo sería en persona, pasábamos horas enteras riéndonos, hablando de temas sin importancia. Recuerdo que me hacía reír, que todas las cosas tenían un doble sentido, en ocasiones muy extrañas hablábamos sobre temas muy personales, en general esas horas se habían vuelto mis favoritas del día y las esperaba con ansias.

Solíamos ver televisión y comentarlo en el chat, o leer libros y  compartir nuestras opiniones, se podría decir que nos volvimos confidentes y sentía por él un gran cariño, me acompañaba en las horas más solitarias, y cuando no quería dormir se quedaba a mi lado, estaba tan cerca pero tan lejos, a un click de distancia.
Decidimos citarnos en un centro comercial, un sábado en la tarde porque a ambos nos quedaba mejor, iba a ser nuestro primer contacto y me encontraba ansiosa, no sabía que vestir, pero decidí usar una remera negra con unos vaqueros azules, algo muy casual.

Lo esperaba en frente de un café, rememoro las personas que pasaban a mi lado, no podía dejar de mirarlos y pensar que alguno era él, estaba expectante por el encuentro. Cuando lo vi, me fije en su andar lento pero seguro, su sonrisa y su calidez, nos fundimos en un abrazo, como si nos conociéramos de años. Un silencio incomodo entre nosotros nos separaba pero mi amigo de red lo rompió con uno de sus chistes.   

Fuimos a comer algo y para cuando nos fijamos habían pasado más de seis horas hablando y riendo, creo que pudimos seguir hablando pero era hora de irse, al llegar a casa lo primero que hice fue abrir el chat y hablar con él, ¿Cómo se puede hablar con alguien por horas sin que se acabe el tema de conversación? Solo sé que me sentía muy feliz, como nunca antes por la conexión que habíamos logrado.

Fue él quien me acompañó en los momentos en que moría en vida, estuvo a mi lado soportando mi llanto, mi grosería, mis desplantes y mis palabras fuertes, fue él quien estuvo a mi lado cuando todos se fueron, quien me tomo de la mano y me llevó paso a paso por la escalera que ascendía desde el fondo que había tocado, sus ojos negros me iluminaron en el  invierno que parecía ser mi vida, claro que en el momento no me di cuenta.

Ahora que ha pasado un tiempo, se con certeza que amo sus silencios, sus miradas y el movimiento de sus manos, no es que tenga algo en especial en como mueve sus manos, simplemente crea una intimidad y a la vez crea un abismo, así es él.  Tan íntimo y a la vez tan lejano, tan divertido y tan serio.

Él ha estado a mi lado sin razón alguna, ofreciéndome su apoyo, y en las recaídas sosteniéndome, saltando a mi lado abismos, su sonrisa es el lucero que corre por el río y que ilumina el sendero lleno de sombras. 

Empecé a tratarme, ahora estoy medicada y con él a mi lado.     


viernes, 13 de febrero de 2015

Las Cenizas de Ángela

Este libro lo compré hace unos años en una tienda de segunda mano, lo vi y no pude evitar comprarlo, me decía a gritos que lo llevara y no pude negarme a hacerlo.
Ficha técnica



Libro: Las Cenizas de Ángela

Autor: Frank McCourt

Año: 1996

Genero: Libro de memorias 

Páginas: 438 Páginas

Sinopsis:

En este magnífico libro se narran los duros comienzos de una familia emigrante irlandesa vista a través de un niño. Por ello, el lector se encontrará con grandes dosis de humor y compasión transmitidos a través de su autor, Frank McCourt. La madre de Frank, Ángela, no tiene dinero para dar de comer a sus hijos porque el padre de Frank, Malachy, rara vez trabaja, y cuando trabaja se bebe el sueldo. Premio Pulitzer. Fue llevada al cine en 1999.

Opinión Personal

Cuando un libro narra hechos que en realidad sucedieron y si esos hechos corresponden a la vida del propio autor, es imposible emitir un juicio sobre la historia ya que sería juzgar una vida.

Propiamente dicho el libro no es una biografía o autobiografía sino que son unas memorias, que nos narran de modo muy personal todo el camino recorrido por Frank o Frankie desde sus cuatro años, contándonos un poco sobre su ascendencia, su niñez y parte de su juventud.

Esta historia se caracteriza particularmente por estar narrado con un lenguaje acorde a la edad en que se encuentra el protagonista. Las primeras páginas narradas por un niño que como ya mencioné tiene cuatro años y de allí podemos palpar el crecimiento del personaje y narrador de una manera física, mental y espiritual. 
La infancia feliz difícilmente vale la pena para nadie. Peor que la infancia miserable común es las infancia miserable Irlandesa y peor aún es la infancia miserable católica irlandesa
El autor nos lleva en una montaña rusa de emociones, comenzando desde la hilarante risa hasta el cruel llanto y en contadas ocasiones una mezcla de ambas, en las que no se sabe si reír o llorar, por que trata temas tan reales en el mundo como la pobreza, el hambre, la muerte y la vida.

Los personajes que aparecen, y probablemente porque existieron, te hacen sentir emociones, ninguno te dejará indiferente, podrás sentir un odio hacía algunos por lo que hacen o dejan de hacer, algunos crueles te llevaran a aborrecerlos y algunos otros a amarlos por su ternura y sacrificio.
... Y yi pensé que si uno era un hombre podía llorar únicamente cuando tomaba de esa cosa negra que llaman pinta
Estoy seguro que este libro hará a muchos recordar su infancia, por lo menos a los mayores de 20 años, jugando en las calles con otros niños, las discusiones entre hermanos y por que no las cosas tristes y alegres, este libro nos muestra de una manera brillante la inocencia de los niños en los momentos en que los adultos tienen el control de sus vidas y en las que las desgracias parecen ser el pan de cada día.

No es este propiamente un libro de superación, pero es un libro que enseña que lo importante no es de donde venimos sino a donde queremos llegar. 

Por último les comparto un video que hice del libro, en el que hablo sobre el y otros temas.