domingo, 27 de diciembre de 2015

Siete Días de Ruido - Óscar Mora

Hace unos meses recibí este libro, fue una tarde lluviosa de Café cerca al Museo Nacional junto a la compañía de unos amigos que aprecio, además la siguiente reseña/opinión apareció hace unos meses en la Revista el muro, que les comparto, la escribí y me hace muy feliz estar publicado. 

Ficha técnica

Libro: Siete Días de Ruido.
Autor: Óscar Mora.
Año: 2015.
Genero: Ciencia Ficción, terror, Fantasia
Páginas: 224 páginas
Editorial: Himpar Editores.
Sinopsis:
No poder hablar.
Obedecer voces. Gritar.
Un hombre camina por las calles 
de una Bogotá semidestruida.
Una mujer lo sigue mientras 
busca explicaciones
para el caos que los rodea.
La primera novela de Óscar Mora
es una historia sobre el fin del mundo

 Opinión Personal

Este año empecé a reconciliarme con la literatura Colombiana, de la qué tan erróneamente se suele decir que trata únicamente de temas como el narcotráfico, drogas, prepagos, sicarios, etc. Gran parte de la culpa de este mito se debe sin duda a las novelas que se suelen emitir y a los lectores que no suelen leer autores Colombianos. Este libro es un vivo ejemplo de lo que se está escribiendo por estos días.

En el año 2014 Oscar Mora –Autor del libro- fue el ganador de una beca para proyectos independientes de IDARTES y junto a Himpar editores, editorial independiente, publican el libro Siete días de ruido.
La justicia demuestra constantemente que se puede asesinar a cualquier pobre diablo y salir indemne. Por el contrario se experimentará todo el peso de la ley si la victima posee currículo y conexiones, por no mencionar familiares influyente. 
Un libro con una portada sencilla, diseñada por Andrés Montoya y Sonia Ro, donde se aprecia en la parte superior la cabeza de un gorrión en color negro - puede ser cualquier otro tipo de ave pero a mí me parece un gorrión - en la parte inferior de la portada el resto del cuerpo también en color negro, y en la que predomina un color vino tinto. La portada cobra un significado especial desde el momento en que empezamos la lectura.

Esta historia cuenta con 222 páginas y es una novela sobre el fin del mundo que inicia un lunes – El lunes siempre ha sido tildado como el peor día de la semana – donde uno de nuestros protagonistas del que no conocemos su nombre y podría ser calificado como un perdedor, vive en una pensión de la que están a punto de echarlo por no pagar, duerme en una colchoneta y no tiene más muebles y enseres aparte de un biombo, para ganar dinero sale a pintar a un parque aves y vende sus dibujos hechos en cualquier tipo de papel incluso en panfletos publicitarios, de hecho no tiene con qué comer y se conforma con lo que va llegando, bien podría tratarse de un personaje cualquiera con el que podemos tropezar en nuestra vida. Un día este miserable decide ir a una entrevista de trabajo de la cual tiene un extraño encuentro que lo deja perturbado y con la que inicia una ola de sucesos extraños, entre ellos el fin del mundo visto a través de su ventana.
Me vi sentado sobre el cadáver de un árbol, pensando en que permanecemos rodeados de cosas muertas, vivimos gracias a la muerte de algo más y la mayor parte del tiempo esto no nos molesta para nada
La segunda protagonista es una mujer de la que tampoco conocemos su nombre, y que aparece hacía la mitad del libro, en lo que el libro denomina Miércoles, de la mujer conocemos en principio que es una inquilina en la misma pensión que el protagonista y de alguna manera el protagonista está obsesionado con ella. Esta mujer nos muestra otra versión del fin del mundo que nos aclara sucesos acontecidos en la primera mitad del libro. A través de la narración de ambos personajes vamos conociendo parte de la historia que vivieron, su relación con personajes secundarios y los acontecimientos que los llevaron a vivir a la pensión y ser unos vecinos que nunca han cruzado palabra a pesar de haberse visto.

Al principio la historia es un poco lenta y confusa, sin embargo va tomando un ritmo vertiginoso que hizo que me quedara terminándola hasta entrada la madrugada, en contraposición a lo anterior es una historia impredecible por lo que el ser confuso más que una connotación negativa es un punto a favor. Una mezcla de humor, dolor y tristeza aglomerados.

La interacción de los personajes nos refleja la realidad de no conocer al otro, parece existir toda una vida secreta que solemos esconder y de eso los protagonistas nos van mostrando sus demonios ocultos, esos con los que conviven, aunque no me sentí identificado con alguno es muy cierto que pocas veces solemos pensar en lo que vive el otro.

Podría tratarse de un libro sobre búsquedas, del ruido que pasa desapercibido en nuestras mentes, acerca de ese fin del mundo que vive en nuestro interior, en una niebla densa de pensamientos y de un pasado, que no podemos acallar y nos hace querer gritar por el silencio, por la redención y por nuevos inicios.  El final simplemente es apabullante y un poco desesperanzador y con una clara verdad, la muerte nos espera a la vuelta de la esquina.

No sé en qué genero se puede encasillar el libro, probablemente ciencia ficción, terror, fantasía o tal vez sea la mezcla de todo lo anterior. Recomiendo leer el libro porque le da un nuevo aire a lo que se ha escrito, por lo menos a lo que he leído en cuanto a escritores jóvenes Colombianos.

Mi único consejo podría ser que no se exasperen con el inicio, luego de eso la historia es entretenida y se puede leer en un solo día.

Les comparto el vídeo donde hablo del libro.

No hay comentarios :

Publicar un comentario