domingo, 13 de mayo de 2012

Sinceridad

He intentado de mil maneras hablar acerca de lo que me sucede, pero es muy simple, no tengo voz; parece que cuando las cosas se dan de la manera en que lo deseo, y me refiero a hablar a solas, caminando bajo el sol o bajo la lluvia mi voz se pierde en la inmensidad de voces que hay en mi cabeza gritando ¡Te quedaras solo! ¡No lo hagas!. El miedo toma posesión de mi cuerpo, haciéndome transpirar de manera incontrolable, la respiración se entrecorta lo que hace que la temperatura de mi cuerpo tienda a elevarse, me convierto en una masa inerte desprovista de fuerza.

No soy capaz de comprender como algo tan natural y bello; desprovisto de segundas intenciones sea capaz de producirme tanto dolor ¿En que momento nuestras mentes pasaron a ser un bosque ambiguo de ideales mórbidos e insanos? En nuestra niñez todo era puro, pero llegamos a un punto donde la inocencia se dejo a un lado.

Es imposible describir todas las sensaciones y emociones que contengo en mi interior, el miedo a que descubran la verdad, el miedo a que se alejen, y no soy capaz de hablar de manera clara. Escucho todos sus problemas y voy por la vida ajeno de la realidad que en ocasiones se entremezcla con mi mundo mágico y de fantasía.
Hoy tengo deseos de volar libre, con la fuerza del polvo celestial, rompiendo las cadenas que me alejan de la felicidad, sueño con un mañana soleado y azul, que baña el valle verdoso donde descasan los redimidos.

Gossip

*Imagen tomada de el Blog Otra cultura y el rincon de Arkaitz

No hay comentarios :

Publicar un comentario