sábado, 17 de agosto de 2013

Doy gracias

Doy gracias por tener un mundo interior, por haber tenido la oportunidad de crearlo a base de lecturas y experiencias, por haberle sabido dar color, olor, sabor y sonido propio, aumentándolo y enriqueciéndolo cada día.

Doy gracias por conocer el placer de sentarme tranquilamente durante horas a leer, por sumergirme en el universo de la literatura que se vuelve mío con cada giro de página, por vivir en silencio batallas, amores, desengaños.

Doy gracias por la banda sonora de mi existencia, por el latido de mi corazón, por la respiración acompasada, por mis pasos tranquilos, y por un poco de Bach, Silvio o Janis de vez en cuando a unos decibeles aceptables.

Doy gracias por tener también un espacio vacío dentro de mí, que convive pacíficamente con todo lo anterior, y por no temerle.

Doy gracias por no necesitar llenar cada segundo de mi vida con voces, palabras, música a todo volumen, escándalos, gritos, risotadas y eructos públicos. 
Doy gracias, en fin, por no ser como mis nuevos vecinos.

Escrito por Elena (Una compañera del grupo de lectura) quien me permitió compartir este texto que me ha gustado muchísimo. Si desean conocer y leer un poco más de Elena los invito a su blog  Diario de la Pelusa, he cambiado la imagen original que usó Elena.

2 comentarios :

  1. Como le comenté a Elena :) es tan bueno ser agradecido, reconocer que nada de lo que somos o tenemos es por esfuerzo propio, sino que nos ha sido dado como un regalo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartirlo! Me encanta que haya resonado también en ti. Abrazos!

    ResponderEliminar