miércoles, 18 de septiembre de 2013

SOBRE EL ORIGAMI


Me enamoré perdidamente durante la secundaria de una pajarita que batía sus alas cuando alguien movía su colita, desde ese momento me obsesioné por aprender a hacerla, busqué en internet pero no encontraba lo que yo deseaba hasta que una chica de mi colegio llevó un libro de origami, la vi allí tan hermosa, elegante y frágil. Durante toda la tarde intenté seguir los pasos, fue una ardua tarea sin tregua que al final dio como resultado mi primer grulla, luego de eso han pasado muchas papeletas por mis manos y por mi corazón. 


En la universidad, durante la inducción en la que recorríamos cada parte de la universidad vi que tenían dentro de su oferta de actividades extracurriculares origami, no dudé en inscribirme y fue allí donde conocí a la mejor Maestra que he tenido durante todo el transcurso de mi carrera, recuerdos sus bromas  y sus comentarios siempre tan divertidos. Dejé de asistir un tiempo pero hace poco menos de un año he vuelto y sinceramente es lo mejor que ha pasado.


Hacer figuras en papel se ha convertido no solo en algo divertido, también es la forma de exorcizar de mi espíritu de esos sentimientos que algunas veces no nos dejan estar tranquilos, cuando me siento un poco perdido tengo dos opciones, leer o hacer algo hermoso con un cuadrado de papel, cualquiera de las dos opciones resulta liberadora y una terapia bastante exitosa.

2 comentarios :

  1. Tienes un hermoso pasatiempo Christian, mi duda sobre el origami es ¿si tú puedes hacer cualquier figura que tengas en tu imaginación o siempre hay patrones qué seguir?
    Me gustaría intentar con lo más simple posible, sé que alguna vez hice barquitos para ponerlos en las corrientes que dejaban las lluvias, pero no se compara en nada a esto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso, debo seguir patrones, pero hay quienes se dedican a hacer sus propios diseños y quienes son conocidos por ello.

      Eliminar