jueves, 13 de febrero de 2014

Viaje a la Rivera Maya Parte 1: llegando a Cancun

Hacia un mes que tenía preparado mi viaje a Cancun Mexico, el día escogido fue el 17 de enero y la hora las 6 A.M por lo que estaba en el aeropuerto desde las 3 de la mañana, ese día no pude dormir, estaba emocionado, era mi primer viaje en avión, además de uno tan largo.

El viaje fue lento, dormí por ratos en el avión, mi primera llegada era Panamá para luego tomar el siguiente vuelo a Cancun, desde la ventanilla pude ver la belleza del mar, los arboles y los edificios, Panama se veía increíble. No tuve que esperar más de quince minutos, no hubo retrasos. Dormí, vi una pelicula y al final terminé hablando con una mujer panameña que iba de vacaciones junto con sus hijos.

Cancun tenía el clima perfecto, según me contaron se debe a que estaba en pleno invierno, al bajarnos del avión nos hicieron formarnos mientras un perro pasaba por nuestro lado, debo decir que temo a los perros y el perro permaneció mucho tiempo oliéndome por lo que me sacaron a un lado y me revisaron lo que llevaba en la maleta.

Luego recogí la maleta y pasé por inmigración, un sistema rápido, donde la maleta pasa y luego te hacen oprimir un botón, si tienes la suerte saldrá verde y no te revisan maletas, en mi caso fue rojo, y si, me las revisaron de nuevo.

Llegué a las 11:30 A.M y esperé por horas a que llegaran mis compañeros, que venían en vuelos diferentes, no habíamos escogido hotel ni teníamos idea de adonde llegar, recuerdo la cantidad de conductores que ofrecían llevarme, solo que yo no tenía la menor idea del lugar, llegué a impacientarme al ver que no llegaban, junto con mis maletas fui al baño y luego a comprar algo de comer, mi primer compañero llegó.


Nuestro último compañero no llegaba, empezábamos a preocuparnos y decidí ir a la terminal por algo de comer y para conectarme a una red inalambrica, compré un te y volví con mi compañero y me llevé la agradable sorpresa de que ya estábamos reunidos los tres.

Decidimos tomar un taxi, pero no sabíamos a donde llegar, por lo que le pedimos al taxista que nos recomendara un sitio barato y bonito, solo puedo decir que nos cobraron por transportarnos mucho más de lo que en realidad costaba, y el hotel no era feo, pero no nos gustó esa primer tarde-noche nos quedamos y al día siguiente salimos con nuestras maletas a buscar donde quedarnos por el resto del mes......

7 comentarios :

  1. ¿Y entre tantos amigos mexicanos que tenemos en pre-textos por qué no pediste asesoría? Bueno, alguno de ellos habría tenido un amigo o conocido que te ubicara, digo, ¿no? =P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Angelica es que era un viaje de aventura jajajajjajaja y resultó toda una aventura.

      Eliminar
  2. Qué emocionante Christian, me recuerda mi primera odisea, ya estoy ansiosa por leer la continuación :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miriam ¿Alguna vez nos contarás esa historia? sería realmente maravilloso saber un poco

      Eliminar
    2. Pero ya lo hice Chris, mira te pego el link acá, a ver que te parece :)
      https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=340282622750381104#editor/target=post;postID=8057520147547304789;onPublishedMenu=allposts;onClosedMenu=allposts;postNum=75;src=postname

      Eliminar
  3. Chris que emocionante¡¡¡¡, esta es como una historia de esas que cada semana decia en el diario continuara....................... El perrito debe haber sentido simpatia por ti. Imagino que ya estas en Colombia, que bueno llegaste con bien, saluditos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Chica ago-go, si ya he llegado a Colombia, el viaje fue increible

    ResponderEliminar